RedPaPaz.jpg

Calle 8 Sur # 16c - 35, sector El Bebedero Cajicá I Tel. 8833553 Ext 101 I Cel. 320 4989494 o 314 4524352 I 

© 2013 Todos los derechos reservados Colegio San José, Cajicá. 

boton te protejo.png
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Social Icon

Cuidar a los niños en temporada de lluvias

April 3, 2018

Dice el viejo refrán: abril, lluvias mil y en realidad esta temporada de invierno ha llegado con todo el arsenal. Por eso mismo, es importante que tengamos en cuenta algunos consejos para cuidarnos y, aún más, cuidar a los niños a nuestro cargo. 

 

1. Protéjase del frío: Procure que usted y los niños estén abrigados con ropa suficiente. Evite corrientes de aire y cambios bruscos de temperatura. Si va a salir cubra bien boca y cuello. Esto le ayudará a mantener la temperatura corporal. 

 

2. Use paraguas e impermeable: Parece obvio viviendo en lugares como Bogotá, Chía o Cajicá en donde los aguaceros son, como dirían las abuelitas: "de Padre y Señor Nuestro" pero si aún no tiene su equipo de invierno le recomendamos que lo compre. Tener una buena sombrilla y un impermeable pueden hacer la diferencia. Acuérdese, es vital no mojarse. Sí aún no tiene un impermeable para sus hijos, en el Colegio vendemos unos de muy buen material marca CONINTEC. 

 

3. Use zapatos cerrados: No solo cerrados, si son impermeables mejor. Sobre todo para los más chiquitos. El tener los pies mojados puede generar gripa o otro tipo de enfermedades bastante molestas de manejar. 

 

4. ¡Vacunas al día!: Asegúrese de que el chiquito o los chiquitos a su cargo tengan su esquema de vacunación al día. Un pinchazo puede evitar muchos dolores de cabeza y, sobre todo, puede ayudar a que la salud del niño esté en buen estado. 

 

Sin embargo, si usted detecta la presencia de cualquiera de los siguientes síntomas busque asesoría médica.

 

  • Tos prolongada que impida un buen descanso en la noche o produzca vómito

  • Fiebre

  • Signos de dificultad respiratoria

  • Secreción nasal y dolor de garganta prolongados

  • Vómito y/o diarrea

  • Si el niño(a) permanece muy decaído cuando cede la fiebre.

  • Está anormalmente somnoliento o no se despierta con facilidad.

  • No automedicar. 

 

Vida Sana

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload